Saltar al contenido

Volcán, la conexión con el interior de la tierra

volcan

Aquel gigante geológico de grandes proporciones y dimensiones, que oculta en su interior un poder magmático de capacidades catastróficas, es conocido como volcán. Este es una edificación natural de fama destructiva que, a pesar de ello, es algo más que solo fuego y lava.

Características de un volcán

Su nombre proviene del dios romano del fuego Vulcano, que además era referente a todos los oficios relacionados con la fundición y el metal. Por esto, la palabra volcán en varios países tiene un significado literal, el cual es “montaña que humea”.

Esta montaña colosal formada al extremo de una placa tectónica, posee en su interior un canal por donde corren lava y gases ígneos. También cuenta con condiciones naturales únicas, haciendo de esta una de las maravillas más atractivas y fascinante de nuestra geología.

Es por ello, que su fama va más allá de su capacidad destructiva a la hora de hacer erupción, pues muchas islas deben su existencia a ellos. Además de contener en sus alrededores una flora y fauna rica en diversidad biológica y condiciones idóneas para que prospere la vida.

volcan más grande del mundo

Son muchas las cosa que caracterizan a este gigante de fuego, pero si hay algo que podemos destacar es que, como ya habíamos dicho, un volcán es algo más que cenizas y fuego, también, puede llegar a ser algo magníficamente hermoso. Y si estás dispuesto a leer lo suficiente, te darás cuenta de por qué.

Formación de un Volcán

Como se dijo antes, un volcán se forma generalmente en los límites de las placas tectónicas. Aunque en ciertos casos se originan en el interior de las mismas, como las islas de Hawái.

Otros son capaces de surgir en las profundidades del océano, segregando material suficiente para formar islas volcánicas.

Dichas estructuras geológicas se originan a partir de una bolsa de magma atrapada en el interior del suelo, buscando salir a la superficie desde cualquier grieta posible. Y cuando logra hacerlo, fluye por la superficie en forma de lava, la cual, con el cambio brusco de temperatura del ambiente, tiende a solidificarse.

En cuanto más salga, mayor será la acumulación de magma sobre la que ya se ha endurecido, formando así lo que llamamos un cono volcánico.

Se entiende que la formación de un volcán, es una manifestación de energía proveniente del interior del planeta. Cuando nos acercamos al centro del mismo, la temperatura y la presión cambian drásticamente, haciendo que los materiales que la conforman se comporten de manera diferente.

Estos materiales se estructuran en tres capas fundamentales, las cuales son la corteza, que es la capa exterior, caracterizada por ser fría y rígida.

volcanes en erupcion

De manera consecuente, está el manto. Este posee temperaturas superiores a 1000 grados centígrados. Asimismo, en su capa superior se originan los magmas, resultado de la fusión de las rocas ahí presentes. Mientras que, en la parte inferior, los materiales se movilizan de forma lenta.

Dicho fenómeno es originado por corrientes de convección producidas por las diferencias de temperatura entre las capas que lo recubren (parte superior y núcleo). Estas condiciones son las que provocan el movimiento de las placas tectónicas.

El interior de la tierra, la raíz de un volcán

Finalmente se encuentra el núcleo, la parte más interna de la Tierra, que contiene temperaturas de más de 5000 grados centígrados, lo cual resulta en el derretimiento de los materiales allí presentes, que se presentan en estado líquido en la zona más externa.

A pesar de la temperatura, en la zona más profunda del centro del planeta, los materiales se encuentran en forma sólida, debido a la gran presión que estos soportan.

En un principio, la tierra se formó de esta manera, a partir de materiales fundidos, y a medida que envejecía, se fue enfriando y formando cada capa que la conforma en un transcurso que le tomo millones de años. La actividad volcánica es solo un remanente de ese proceso.

Durante un tiempo se pensó que un volcán se originaba por la entrada de agua sometida a grandes temperaturas al interior de la corteza. Luego, se asoció este fenómeno al movimiento de las placas, esto debido a que muchos volcanes se encuentran situados en las fronteras de las más importantes.

Partes de un Volcán

No hay volcanes idénticos, cada uno posee una formación única en su tipo. Sin embargo, poseen características generales, que pueden ser identificadas en cualquiera de ellos. Estas son:

volcan partes

1. Cámara magmática: Es un gran depósito de roca fundida a grandes presiones, que se encuentra debajo del volcán.

2. Chimenea: es un trecho o canal que comunica la cámara de magma con el exterior, que puede variar en su longitud dependiendo de la forma del volcán (especialmente si posee o no cámara magmática).

3. Garganta: es una apertura que se encuentra en las etapas finales de la chimenea

4. Ventiladero: es igualmente una abertura en donde el magma tiene contacto con el aire, y por este mismo expulsa gases a la atmósfera.

5. Cráter o boca del volcán: se define por ser el límite entre el inicio del ventiladero y la montaña volcánica.

6. Conos secundarios: en el caso de que puedan existir ramificaciones en la chimenea, pueden generarse dos o más volcanes en uno.

7. Columna eruptiva: esta columna es más bien un chorro de gas y otros materiales que son arrojados a la atmósfera cuando inicia una erupción volcánica.

Tipología de un volcán

Un volcán puede variar dependiendo del lugar en donde se originó y de su forma específica, y suelen haber ciertos parámetros que los expertos utilizan para agruparlos y clasificarlos. Hay cinco tipos que son los más frecuentes.

volcanes activos

Estratovolcán

Este es de gran altura y de forma cónica, conformado por una numerosa cantidad de capas endurecidas, producto de actividad volcánica del pasado, al igual que lapilli y cenizas petrificadas.

Cono de escoria

Son montículos de forma cónica conformados por material volcánico acumulado alrededor de la chimenea, el cual es conocido como escoria, que suele ser vidrioso y contener burbujas de gas atrapado debido al enfriamiento rápido del magma.

Caldera volcánica

A diferencia de las anteriores, tiene forma de depresión (hendidura), producidos por deslizamientos internos del volcán, que suele tener aguas termales, géiseres o islas volcánicas.

Volcán en escudo

Es un volcán de gran tamaño, formado a partir de capas basálticas producto de erupciones sucesivas. Este es de pendiente menos pronunciada, y suelen tener erupciones muy recurrentes.

Volcán submarino

Formado en las grietas geológicas en el fondo del océano, y sus erupciones cambian drásticamente la química de los mares circundantes, además de añadir nuevas capas de material al suelo oceánico debido a que estas se enfrían velozmente bajo el agua. Se estima que hay cientos de volcanes de este tipo.